• VPH Tratamientos del HPV
  • Contáctenos
  • | (54-11) 4381-2009, Buenos Aires, Argentina.
  • info@hpvmedicalcenter.com.ar
  • HPV - VPH
  • HPV

La citologia es el mejor aliado para detectar VPH

La citología es el mejor aliado para detectar VPH.

El Virus de Papiloma Humano sigue siendo la mayor causa de muerte por cáncer entre las venezolanas. En 2007 fallecieron 1.552 mujeres por el padecimiento.

El Virus de Papiloma Humano, mejor conocido como VPH, por sus siglas, es la infección de transmisión sexual causante del cáncer de cuello uterino, enfermedad que causa más muertes entre las mujeres diagnosticadas con este padecimiento. Para el año 2007, según estadísticas del Ministerio de Salud, 1.552 venezolanas fallecieron por este tipo de cáncer.

En entrevista exclusiva para El Nacional.com, Lina Trujillo, ginecóloga y obstetra, subdirectora general de Atención Médica y Docencia del Instituto Nacional de Cancerología de Bogotá, manifestó que, a pesar de haber sido inventada hace más de 60 años, la citología continúa siendo el método más exacto usado para la detección de anormalidades en la mucosa cervical.

El VPH está compuesto por 18 tipos de virus diferentes, pero, básicamente los más importantes y relevantes para Latinoamérica son el 16, 18, 31, 33 y 45, los cuales son de alto riesgo porque tienden a evolucionar y causar cáncer de cuello uterino; los otros tipos frecuentes son el 6 y el 11, que en contraposición son denominados de bajo riesgo, pues no causan cáncer cuello uterino pero si son los causantes de otras lesiones genitales tratables aunque reincidentes, como verrugas genitales o en el tracto respiratorio.

El virus sigue siendo la mayor causa de muerte por cáncer entre las venezolanas, sobretodo las que se encuentran en etapa temprana o media de maternidad. Por medio de los archivos del ente de salud nacional, se pudo conocer que en 2003 hubo 3.720 nuevos casos de VPH en el país.

Según apunta Claudia Morón, directora del Programa Nacional de Oncología, en el 2007 se logró reducir en 0,5% la tasa de mortalidad a causa del VPH respecto a 2006, pero la meta es lograr llegar a una disminución del 2% para dentro de tres años.

"Se debe incentivar a las venezolanas a realizarse las pesquisas y la evaluación ginecológica completa, para detectar a tiempo la enfermedad y poder brindar tratamiento oportuno", indicó Morón.

Cruz Vaamonde, oncólogo y miembro de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, subraya que es necesario que implantar más campañas y prestar mayor vigilancia a la población adolescente del país, para estimular un descenso en las cifras nacionales de muerte por VPH.

Vaamonde resalta que la mujer es más vulnerable a infecciones durante la adolescencia y, aunque pueden desaparecer por sí solas gracias a los mecanismos inmunológicos, también pueden persistir, empeorar y convertirse en cáncer de cuello uterino.

Humberto Acosta, profesor de Ginecología Oncológica de la UCV, considera que progresivamente aumenta la cantidad de mujeres que se preocupan por su salud sexual y por experimentar una sexualidad responsable, por lo cual a su vez, se interesan más en conocer los métodos apropiados para protegerse contra ese mal.

Los requisitos para la aprobación de la vacuna que previene la infección del VPH, descansan en las oficinas del Instituto Nacional de Higiene desde 2006, cuando los laboratorios Glaxo Smith Kline y Merck Sharp&Dohme ­comercializadoras del producto- introdujeron los documentos.

"Sugiero que el Ministerio de Salud, previa evaluación de los parámetros, autorice el uso de la vacuna, al menos en el ámbito privado", señala Acosta.

La ciencia en busca de una solución.

Investigadores, científicos, químicos y médicos alrededor del mundo no han descansado nunca y continúan exhaustivos trabajos en busca de un medicamento que sirva de cura definitiva para este padecimiento, tanto el benigno como el maligno, pero ninguno ha destronado a la citología y la vacuna preventiva como métodos para evitar la infección o detectarla a tiempo.

A mediados de 2006 fue autorizada una vacuna preventiva, la cual fue probada y demostró proteger contra la infección inicial por los tipos 16 y 18 del VPH, principales causantes del cáncer de cuello uterino. También se comprobó que inhibe el contagio de los tipos 6 y 11, causantes de las verrugas genitales y, a su vez, mostró una eficacia de 100% en infecciones persistentes.

Este medicamento ya ha sido admitido por los gobiernos de 104 países. En Latinoamérica, Bolivia lo hizo el año pasado sólo faltan Cuba y Venezuela, en donde espera ser aprobada por el Instituto Nacional de Higiene desde hace tres años.

Recientemente otra vacuna terapéutica fue desarrollada, pero esta vez por el laboratorio mexicano Organización de Reactivos Biológicos e Inmunológicos, más ampliamente conocido en el ámbito médico como ORBI. Esta vacuna denominada ONCOVACC ya fue probada en aproximadamente 105 niñas de entre 11 y 13 años de edad, sin embargo no se han informado los resultados de este estudio y en consecuencia aún sigue bajo estudios de aceptación del gremio y por esta razón es incierta la fecha de su comercialización.

Los científicos continúan haciendo estudios respecto a la viabilidad del uso del preservativo como método para evitar el contagio. Empero, un estudio comprobó la aparición del VPH en 37,8 % de las mujeres utilizan preservativos en todas o casi todas sus relaciones sexuales. La presencia del virus aumentó a 89,3% en mujeres que nunca o casi nunca usan preservativo durante su relaciones sexuales.